las propiedades

Corcho

El Corcho - ¡Un verdadero milagro de la naturaleza!

El Corcho proviene de la corteza del alcornoque. Se retira del tronco a mano sin dañar el árbol. Cada año crece una nueva corteza por lo que es un recurso renovable y sostenible. El corcho es perfecto con relación a la creciente demanda para la conservación de los recursos naturales.

/es/corcho/las-propiedades/

El corcho está formado por 40 millones de células por cm3, se asemeja a una "estructura de nido de abeja", que protege al árbol de los cambios bruscos de temperatura. Cada célula funciona como una miniatura de aislante térmico natural y también ofrece aislamiento de sonido y propiedades de amortiguación de impactos.

Las cualidades naturales exclusivas del corcho lo hacen ideal para su uso en suelos, ya que amortigua el sonido, proporciona una excelente temperatura del suelo durante todo el año y es cómodo para caminar. Tiene cualidades únicas e incomparables que ningún ser humano ingenioso haya logrado aún copiar o mejorar.

/es/corcho/las-propiedades/

/es/corcho/las-propiedades/ /es/corcho/las-propiedades/

La importancia del alcornoque

El alcornoque (Quercus suber L.) es un árbol perteneciente a la familia del roble de donde se extrae el corcho. Su valor se basa no sólo en los productos extraídos de los árboles, sino también en los sectores que giran en torno al cultivo del alcornoque; agrícolas, forestales, cinegéticos y actividades de pastoreo.

La extracción regular del Corcho (un proceso conocido como saca) es una contribución fundamental para la sostenibilidad ambiental, económica y social en las zonas rurales de la región mediterránea, donde se encuentra el alcornoque.

El alcornoque es un árbol de crecimiento lento, que puede llegar a vivir 200 años, lo que permite, como media, que se arranque 16 veces durante su vida útil.

La primera extracción de corcho del árbol del alcornoque sólo se produce 25 años después de la siembra, tras lo cual se cosecha en ciclos de nueve años, sin dañar el árbol de ninguna manera. Este método permite que el bosque de alcornoques cumpla su función de fijación de CO2, lo que contribuye activamente a reducir el calentamiento global.